Medir el camino hacia la Atención Sanitaria Basada en Valor: el TOP Value

10/05/2021

El desarrollo del concepto de la Atención Sanitaria Basada en el Valor (ASBV) está impregnando gradualmente cada vez más capas de diferentes sistemas de salud, superando un paradigma de evaluación centrado en el contacto asistencial.

Conceptos como el abordaje multidisciplinar de problemas de salud, la medida de los resultados y la perspectiva experiencial reportados por los propios pacientes, el papel central de la adecuación de la práctica clínica y de los movimientos Right Care o los acuerdos basados en resultados aparecen aquí y allá, denotando la propagación de una nueva forma de mirar a los resultados de los hospitales y las organizaciones asistenciales.

Al margen de iniciativas notables de aterrizaje a nivel de procesos asistenciales concretos como las propuestas por ICHOM, se echaba de menos un marco de evaluación que ordenara los diferentes ángulos de la ASBV. Esto es justamente lo que pretende TOP Value: proponer un marco razonable, legítimo y factible que permita posicionar a una organización sanitaria en su camino a la atención de valor.

Un marco suficientemente ambicioso como para incorporar lo que se demuestra relevante en la literatura, pero a la vez consistente con lo observable en nuestra realidad. Un marco que permita medir y mejorar aquellos hospitales con esfuerzos realizados en el camino hacia el valor y que, al mismo tiempo, pueda ser un espejo en el que pueda mirarse una organización que arranca su trayectoria.

Un marco de evaluación equilibrado

El marco propuesto bebe de múltiples fuentes y pretende conectar los diferentes ángulos aportados por diferentes iniciativas, desde las seminales de Michael Porter[1] hasta los últimos manuales de implementación de EIT Health[2], pasando por los enfoques de ICHOM o el monográfico Right Care de The Lancet, entre otros.

El marco parte de 4 grandes dimensiones que abarcan de forma conectada los grandes ejes de la ASBV y las descompone posteriormente en un conjunto de bloques individuales de evaluación (Figura 1).

Figura 1. Ejes de evaluación de la ASBV

Estas dimensiones esenciales se complementan con una quinta transversal llamada Orientación Estratégica al Valor y que tiene en cuenta hasta qué punto la organización explicita una visión estratégica sobre la que apoya el aterrizaje de las acciones del día a día.

Información exhaustiva para el posicionamiento

El enfoque de evaluación combina tres fuentes de información diferentes que pretenden extremar el grado de objetividad conjunto, lo que ha propiciado un esfuerzo intensivo por parte de las diferentes organizaciones participantes.

En primer lugar, se parte de un detallado cuestionario con más de 100 preguntas específicas que cubren de forma variable los diferentes bloques. Se pide la aportación de evidencias que apoyen la respuesta aportada a cada pregunta.

En segundo lugar, se aportan bases de datos desidentificadas relacionadas con el bloque de Right Care, a fin de poder contar indicadores de resultados de salud (outcomes) en áreas seleccionadas.

Finalmente, para evaluar adecuadamente una organización, es necesario aportar un volumen mínimo de respuestas de profesionales asistenciales (entre 100 y 250, dependiendo de la organización) a una encuesta específicamente construida para evaluar diferentes ángulos de la ASBV.

Una metodología simple pero integradora

El modelo de evaluación trabaja con un índice de posicionamiento global que balancea los posicionamientos en cada uno de los bloques que, a su vez, dependen del posicionamiento de la organización en la lista de indicadores evaluados en cada caso. Los 90 indicadores empleados en total son de tres tipos:

  • indicadores derivados de preguntas seleccionadas del cuestionario a directivos, ponderadas según el grado de evidencia aportado en cada caso
  • indicadores derivados de las bases de datos aportados (bloque de Right Care)
  • indicadores directamente transpuestos desde la encuesta a profesionales

El posicionamiento por bloques y dimensiones permite a las organizaciones participantes un diagnóstico enfocado en cada caso, permitiendo identificar áreas de excelencia y de mejora potencial.

Participación, resultados y valoración

Sin una campaña de comunicación y reclutamiento formal y basado en conversaciones individuales con diferentes organizaciones, el movimiento de la primera edición pretendía calibrar el interés del sector hacia el nuevo paradigma y testar la validez de una metodología intensiva en información. El resultado ha sobrepasado las expectativas iniciales.

Mientras para muchos hablar de ASBV aún tiene un componente aspiracional, TOP Value pone sobre la mesa que, al menos para algunos, la ASBV es un tema de presente. Y a juzgar por la ingente y variada información aportada por participar, para muchos es un tema del día a día. Tan actual que sólo así puede explicarse como 25 hospitales deciden embarcarse en un proyecto como este en medio de la primera ola de la Covid-19 y preparar y enviar las múltiples fuentes de información solicitadas entre la segunda y la tercera ola de la pandemia, con toda la sobrecarga asistencial ya a estas alturas.

A pesar del enfoque de máximos del modelo de evaluación, la información aportada por las organizaciones participantes confirma que la ASBV se mueve en la dirección adecuada. Por dimensiones, la orientación estratégica al valor y los modelos organizativos, seguidas por la adecuación de la práctica clínica son las que muestran posicionamientos medios más altos, mientras que la medida de resultados relevantes (PREMs y PROMs) y la financiación del valor son las que muestran más recorrido de mejora.

Figura 2: Distribución de las puntuaciones medias por dimensión. Global de hospitales

Hacia dónde y cómo evolucionará TOP Value en el futuro inmediato dependerá en buena medida de la propia percepción de las organizaciones participantes en el proceso, con las que se abre un proceso de diálogo y feedback para evaluar las fortalezas y debilidades del método y las aportaciones que éste supone en su camino hacia el ASBV.


[1] Porter, Michael E., and Elizabeth O. Teisberg. Redefining Health Care: Creating Value-Based Competition on Results. Boston: Harvard Business School Press, 2006.

[2] EIT Health. Implementing Value-based Health Care in Europe: Handbook for Pioneers (Director: Gregory Katz), 2020

Foto de Alexander Milo

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.