La estrategia de salud digital de Cataluña

29/11/2021

El sistema de salud de Cataluña es de acceso universal para una población de más de 7,7 millones. Más de 160 organizaciones sanitarias proveen servicios en cerca de mil centros sanitarios de atención primaria, hospitalaria, sociosanitaria y salud mental.

Cataluña es una de las regiones más avanzadas en términos de adopción de salud digital en Europa. La región, tiene una larga tradición de intercambio de información sanitaria en el sector público. Para facilitar compartir información entre proveedores, en 2007 se creó HC3, la historia clínica compartida de Cataluña, que actualmente cuenta con la totalidad de centros públicos conectados y que recoge un 70% de la información mediante datos estructurados, permitiendo el acceso a la información del paciente por parte de los equipos asistenciales independientemente del nivel asistencial y entidad proveedora a la cual pertenezcan.

Los ciudadanos también tienen acceso a parte de esta información mediante La Meva Salut, la carpeta personal de salud disponible en versión web y móvil y que es utilizada por 4,6 millones de usuarios, cerca de un 60% de la población. Esta cifra ha crecido drásticamente durante la pandemia como sistema de relación con el sistema de salud, entre otras razones para acceder al resultado de las pruebas diagnósticas y al certificado de vacunación o recuperación COVID.[1] También, el despliegue de servicios orientados a la desburocratización de los procesos asistenciales como son la renovación de recetas electrónicas crónicas, la renovación de partes de baja o la posibilidad de realizar consultas electrónicas mediante el servicio eConsulta[2] han sido determinantes en la popularización de estas herramientas de salud digital.[3]

Estas cifras dan a entender el nivel de madurez del sistema de salud digital en Cataluña, pero también demuestran la dificultad de avanzar en la integración de servicios y sistemas debido a la multitud de sistemas de información en funcionamiento. El caso hospitalario es especialmente significativo. Los 71 hospitales de agudos que forman parte de la red de provisión pública utilizan 29 sistemas diferentes y en el sí de cada uno de ellos podemos hallar centenares de aplicaciones que recogen y procesan información relativa a los ciudadanos de Cataluña y que implementan modelos de datos propietarios. De acuerdo con nuestros cálculos, este maremágnum de aplicaciones y silos de información podría llegar al monto de 16,000 en todo el Sistema de Salud de Cataluña.  Esta realidad comporta un alto esfuerzo para mantener la continuidad asistencial con altos costes de integración, mantenimiento y dificultad para extender la innovación debido a la rigidez y en algunos casos la obsolescencia de los sistemas de información actuales.

Sin embargo, las barreras a la transformación digital no yacen exclusivamente en el campo tecnológico. Según datos de GlobalData[4], los factores que dificultan la digitalización son en primer lugar la falta de competencias digitales, los silos organizativos y la falta de financiación. A pesar del alto grado de adopción, los profesionales de la salud reconocen que los sistemas de información no están diseñados pensando en facilitar la vida al usuario final y que deberían mejorar sustancialmente para reducir el tiempo-pantalla en favor de tiempo-paciente.

Un plan de salud digital de segunda generación

Con vistas a dar respuestas a los retos de futuro, el Departament de Salut elaboró en 2018 el Plan Director de Sistemas de Información de Salud, también conocido como la Estrategia de Salud Digital de Cataluña.[5] El plan tiene un foco muy importante en la transformación digital y en la gestión del dato clínico y se plantea como objetivos: (1) consolidar los sistemas de información en un modelo centrado en la persona que permita la toma de decisiones clínicas y de gestión a lo largo del proceso asistencial; (2) establecer un modelo de gobernanza de los sistemas de información que sea participativo y asegure la continuidad asistencial; (3) fijar un marco de financiación que asegure la implantación y sostenibilidad del plan; (4) crear entornos y oportunidades para el diseño e implantación de servicios de salud digital centrados en la persona; y (5) establecer una hoja de ruta ambiciosa y a su vez realista que permita una duradera y exitosa implantación del nuevo modelo de sistemas.

El plan lo forman 15 iniciativas estratégicas que se agrupan en cinco vectores de acción:

  • En primer lugar, el nuevo Historial Electrónico de Salud compuesto de un repositorio central de datos, nuevas fuentes de información, la carpeta personal de salud, un repositorio para la analítica avanzada de datos y servicios tecnológicos.
  • En segundo lugar, la renovación del sistema de información de atención primaria y un proceso de homologación y estandarización de los sistemas de información hospitalarios.
  • En tercer lugar, la transformación digital y la innovación compuesta de servicios eSalud, salud móvil, inteligencia artificial, internet de las cosas, experiencia del usuario y colaboración online, y el desarrollo de competencias digitales y analíticas de los profesionales de la salud.
  • En cuarto lugar, los planes sectoriales que incluyen la salud mental, la atención intermedia, la salud pública, la investigación sanitaria y la farmacia.
  • Finalmente, un plan de choque para mejorar las condiciones de las estaciones de trabajo clínico.

Nuestra visión: un Historial Electrónico de Salud único

El Historial Electrónico de Salud (HES) es la pieza fundamental del plan estratégico de salud digital que representa el repositorio técnico y funcional de toda la información del ciudadano que debe registrarse y compartirse a lo largo del sistema.

Se trata de un modelo de gestión de datos y una arquitectura de información que corresponde y anticipa los cambios que se están dando en el modelo asistencial, especialmente en la relación entre los ciudadanos y el sistema de salud, los procesos asistenciales y las relaciones interprofesionales. Estos nuevos modos de colaboración requieren de estándares técnicos y semánticos y de mecanismos para compartir y aprovechar la innovación tecnológica.

La lógica del HES es el desacoplamiento de los datos de las aplicaciones. El problema principal de la multitud de sistemas de información no son las aplicaciones, sino los diferentes modelos de datos a los que están asociadas. Si las aplicaciones compartiesen el mismo modelo de datos, la interoperabilidad entre sistemas aumentaría drásticamente y se superaría la fragmentación existente en la actualidad. De esta manera se pretende avanzar hacia un sistema mucho más integrado, que rompa las barreras entre los niveles asistenciales y proveedores de servicios de salud y social, a la vez que fomente el despliegue de innovaciones a lo largo de todo el sistema.

Los datos son para toda la vida, no sólo para un sistema.

Rachel Dunscombe, CEO NHS Digital Academy

Este desacoplamiento también permitiría incrementar el volumen y la calidad de los datos y facilitaría el uso masivo de inteligencia artificial para mejorar los sistemas de soporte a la decisión clínica. De la misma manera, se pretenden obtener beneficios para mejorar el sistema informacional de gestión, planificación y investigación.

La hoja de ruta para la implementación del Plan de Sistemas implica la inversión de más de 40 millones de euros durante los próximos cuatro años. Con está financiación se aborda el desarrollo del HES a nivel informacional y transaccional, empezando por la atención ambulatoria incluyendo también la salud mental comunitaria, la atención en residencias y la integración con los servicios sociales. A su vez, se mejorará el modelo relacional con la atención especializada y la atención intermedia con el objetivo de substituir la HC3.

La opción elegida se basa en una plataforma de conocimiento clínico basada en openEHR dentro de una infraestructura de servicios y un entorno moderno de desarrollo de aplicaciones. openEHR es un conjunto de especificaciones abiertas para la definición de historiales de salud semánticamente consistentes. Los principales conceptos arquitectónicos incluyen la historia clínica centrada en el paciente, las guías clínicas y los sistemas de soporte a la decisión. Cataluña no es la primera región en embarcarse en una aventura de estas características, sino que sigue los pasos de otros pioneros como son los países nórdicos, Eslovenia, la ciudad de Moscú o las regiones de Gales y Escocia en el Reino Unido.

Nuestra visión para un futuro abierto

Para hacer realidad esta visión de un futuro abierto, el primer paso y seguramente el más decisivo es la separación de la capa de datos de las aplicaciones existentes, almacenando los datos en formato abierto según el modelo de información definido por openEHR. Esto permitirá que los datos sigan al paciente y propiciará la colaboración y la integración entre los agentes, así como la extensión de la innovación al compartir todos los actores de la cadena de valor el mismo modelo de datos.

Este camino no es fácil y requerirá tiempo e inversión. Es fundamental que la gobernanza de los datos de salud implique a los clínicos y también a los socios tecnológicos. Pese a las dificultades, con el debido compromiso político y el liderazgo del sistema de salud, es un escenario plausible que permitirá hacer avanzar hacia un sistema de salud digital de alta calidad.  


Referencias

[1] Sust PP, Solans O, Fajardo JC, Peralta MM, Rodenas P, Gabaldà J, Eroles LG, Comella A, Muñoz CV, Ribes JS, Monfa RR. Turning the crisis into an opportunity: digital health strategies deployed during the COVID-19 outbreak. JMIR public health and surveillance. 2020 May 4;6(2):e19106. https://publichealth.jmir.org/2020/2/e19106/

[2] Saigí-Rubió F, Vidal-Alaball J, Torrent-Sellens J, Jiménez-Zarco A, Segui FL, Hernandez MC, Reig XA, Simó JM, González MA, Piera-Jimenez J, Solans O. Determinants of Catalan Public Primary Care Professionals’ Intention to Use Digital Clinical Consultations (eConsulta) in the Post–COVID-19 Context: Mixed Methods Study. Journal of medical Internet research. 2021 Jun 24;23(6):e28944. https://www.jmir.org/2021/6/e28944

[3] Solans O, Vidal-Alaball J, Cabo PR, Mora N, Coma E, Simó JM, Pérez EH, Saigí-Rubió F, Domínguez CO, Piera-Jiménez J, González MA. Characteristics of Citizens and Their Use of Teleconsultations in Primary Care in the Catalan Public Health System Before and During the COVID-19 Pandemic: Retrospective Descriptive Cross-sectional Study. Journal of Medical Internet Research. 2021 May 27;23(5):e28629. https://www.jmir.org/2021/5/e28629

[4] GlobalData. Digital Transformation and Emerging Technology in the Healthcare Industry – 2020 Edition. 31 October 2020. https://store.globaldata.com/report/digital-transformation-and-emerging-technology-in-the-healthcare-industry-2020-edition/

[5] Departament de Salut. Pla director de sistemes d’informació del SISCAT. 2018. https://salutweb.gencat.cat/ca/ambits_actuacio/linies_dactuacio/tic/pdsis/

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.