Innovar o morir! Aprovechemos el momento de la transformación digital

18/03/2021

Hace ya unos años, la afición de algunos clínicos por las TICs era considerada despectivamente en el mundo anglosajón como «toys for doctors». Ha pasado el tiempo y muchas cosas han cambiado.

Con el inicio del proceso de digitalización empresarial, comenzó una primera ola de transformación del sector sanitario. Iba más allá del mero apoyo administrativo. En muchos casos, eran aproximaciones bien resueltas desde el punto de vista técnico, pero sin éxito en la fase de implementación ya que en la mayoría de casos contaba con insuficiente papel de los clínicos. Es en este momento cuando aparece «la fiebre de las startups», empresas de reciente creación que intentaban solucionar problemas complejos con soluciones sencillas mediante las apps, muchas de vida muy corta.

En los últimos años, se ha producido la denominada explosión digital, especialmente potenciada durante la pandemia en todos los aspectos relacionados con la telemedicina. En buena parte, ha sido una sustitución poco elaborada de la medicina presencial, sin la transformación y modificación de procesos necesarios en todo proceso de digitalización. En todo caso, sí se ha avanzado en los temas relacionados con la inteligencia artificial y el big data.

Si compartimos el análisis, podemos afirmar que ahora estamos en un momento importante. Hemos aprendido qué se puede hacer y qué no se debe hacer, cómo evaluar el impacto de los avances, y estamos en camino de definir el marco en el que se deben desarrollar.

La innovación tecnológica de los procesos clínicos debe ser mayoritariamente liderada por estos profesionales. Son los clínicos los que conocen las claves «del negocio» y el estado del arte del conocimiento científico. La clave del éxito está en cómo se estructura internamente dentro de las instituciones. Clásicamente, se ha hecho gracias a un promotor que ha liderado la innovación desde diversas posiciones en la estructura de gestión y mando. Actualmente se tiende a la innovación sistémica en un ecosistema muy participativo, como hacen en el Karolinska Institutet.

Lo más importante es la implicación de la cadena de gestión en la innovación, empezando por la dirección y siguiendo por los diversos mandos de las instituciones. Si esto no existe, mejor no malgastar esfuerzos. En estos tiempos, como dicen en el mundo empresarial, quien no innova se puede considerar técnicamente muerto.

Innova o muere!

Peter F. Drucker

Digo todo esto porque el momento es muy importante. Con todas sus incertidumbres, los tiempos post-Covid darán la oportunidad a importantes avances en este campo, básicamente por las importantes cantidades económicas que se dedicarán a digitalización y salud. Aparte de los muy comentados fondo consorciados NextGenerationEU, se debe tener muy en cuenta la previsión de bancos y agencias de valores que consideran que una parte importante del ahorro puede dirigirse a este sector debido a su rentabilidad. Esto hará también necesaria una colaboración público-privada más potenciada y transparente. Seguro que será un buen momento que habrá que aprovechar.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.