Espacios híbridos: el futuro del diseño sanitario

30/05/2022

Al analizar y agrupar las señales sobre cómo será la sanidad del futuro se identifican tres grandes tendencias: la atención sanitaria virtual, la experiencia de los pacientes y cuidadores y los espacios adaptativos. Veamos las dos primeras tendencias.

La atención sanitaria virtual

Prospectivamente, la atención sanitaria virtual seguirá sentando las bases esenciales necesarias para permitir una atención ágil y eficaz con el profesional adecuado, en el momento adecuado y en el lugar adecuado.

La atención sanitaria virtual se define por el uso de tecnología, incluidos teléfonos, videos, aplicaciones móviles, mensajes de texto y otras plataformas de comunicación para brindar servicios de salud a un paciente fuera de las ubicaciones físicas del sistema de salud.

Mientras que la telemedicina se refiere a la atención de pacientes a distancia, la atención sanitaria virtual es un término mucho más amplio que incluye una variedad de servicios de atención digital. Ofrece la oportunidad de mejorar la experiencia del paciente, mejorar la salud de la población, reducir costes y mejorar la vida laboral de los proveedores de atención sanitaria.

Algunos datos avalan que esta tendencia ha llegado para quedarse y aumentar su importancia en la sanidad. Por ejemplo, durante la pandemia vivida recientemente, el uso de la telemedicina se multiplicó por 40 veces y las descargas de aplicaciones de salud aumentaron un 65% en el último año.

La experiencia de pacientes y cuidadores

La participación e implicación familiar, especialmente en el punto de atención, se ha relacionado con mejores resultados de salud como menores reingresos hospitalarios prevenibles, por ejemplo. Por lo tanto, la experiencia del paciente, la familia y los cuidadores está orientando el proceso de diseño de futuros hospitales, clínicas y centros de salud.

Un nuevo tipo de instalación sanitaria, el centro de salud Smart, se ha diseñado no solo para el paciente, sino también para la familia y los cuidadores. Después de todo, los expertos sanitarios consideran cada vez más a la familia como una parte de la ecuación de participación e implicación del paciente igualmente importante.

Todas estas ideas se pueden reflejar en el caso de Stanford Healthcare: numerosas opciones de entretenimiento en la habitación, como almohadas con altavoces y controles operados por el paciente. Y desde el punto de vista de la participación familiar, las habitaciones del hospital inteligente conectan a los cuidadores con más información sobre la salud del paciente y actualizaciones en tiempo real sobre su estado de salud y sus procedimientos. Esto ayuda a los miembros de la familia a obtener más información sobre la salud de sus seres queridos y saber dónde se encuentran en el proceso de atención.

Los jardines en la azotea, los senderos para caminar, las obras de arte y la integración de otros elementos naturales también han sido importantes para crear un espacio seguro para los pacientes y la familia.

Tres escenarios de futuro

La intersección de estas tres tendencias crea tres escenarios que contribuyen a la idea de un futuro espacio sanitario híbrido.

Figura 1. Diagrama de espacios híbridos

Escenario 1. La experiencia virtual del paciente

Con todas las herramientas digitales disponibles y las que se crean a un ritmo exponencial, la principal preocupación es cómo crear una buena experiencia para el paciente. Estos nuevos servicios ayudarán a los pacientes a aumentar el acceso a la atención con mejores visitas virtuales integradas, reducir las brechas de atención, optimizar las comunicaciones y ampliar la atención con monitoreo remoto. Estos activos digitales formarán parte de nuestras vidas, pero no deberían complicar nuestra rutina ni generar estrés. El desafío es crear una experiencia que integre todas estas tecnologías como un flujo.

Ya hay muchas herramientas en el mercado para facilitar la experiencia de la atención sanitaria virtual. Por ejemplo, Kencor Health tiene un asistente digital que les recuerda a los pacientes que se tomen los signos vitales y automáticamente comparte esa información con sus profesionales de referencia. Healthymize es una aplicación que usa inteligencia artificial para monitorear las voces de los pacientes y detectar enfermedades respiratorias como neumonía o asma.

Escenario 2. Hub de salud comunitaria

El concepto de hub de salud comunitaria es el de una instalación que alberga una amplia gama de atención y servicios de salud comunitaria bajo un mismo techo, con la intención de brindar una solución de salud integral basada en la comunidad. Es un lugar colaborativo de servicios de salud incluyendo la salud mental y algunas especialidades, servicios de diagnóstico, farmacia, optometría, audiología y servicios sociales.

El hub también sería un lugar para que las personas se conecten con otras en las áreas interiores comunes, como la cocina comunitaria y los espacios al aire libre, empoderando a las personas con educación y apoyo para tomar decisiones informadas para participar en su atención.

Los proyectos que se están desarrollando en esta área, principalmente en EE.UU. y Canadá, utilizan el modelo “Community Hub” (ver por ejemplo el Cowan Community Health Hub). El Community Hub funciona como un registro central de personas en riesgo para una red de agencias de coordinación de la atención, lo que ayuda a eliminar los silos organizacionales y reduce la duplicación de servicios. Este modelo se basa en la figura de coordinadores de atención.

Escenario 3. Espacio augmentado

Un espacio aumentado es el espacio físico superpuesto con información que cambia dinámicamente. Es probable que esta información esté en formato multimedia y, a menudo, está localizada para cada usuario. Los futuros espacios sanitarios deben estar diseñados para integrar todas estas nuevas tecnologías de la información para facilitar el trabajo profesional y mejorar la experiencia del paciente. Los centros de atención médica deben aprovechar las oportunidades de la realidad extendida para mejorar el bienestar, visualizar datos médicos de manera más efectiva, mejorar los tratamientos e incluso las intervenciones quirúrgicas.

En conclusión, lo más probable es que el futuro de la atención sanitaria sea un modelo híbrido, donde los pacientes reciban una combinación de atención virtual y presencial, donde toda la comunidad estará implicada para mejorar el bienestar de todos los participantes. Los pacientes y las familias deben empoderarse con este nuevo espacio híbrido para crear mejores hábitos y tomar el control de su salud. Para eso, debemos comenzar a diseñar espacios que apoyen estas dinámicas y optimicen los beneficios de la tecnología sin perder la conexión humana.


Foto de NBBJ

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.